Asegurando que “empezamos el curso en unas condiciones muy poco favorables”, Juan Rajoy, el hijo pequeño de Mariano Rajoy, ha culpado a la “herencia recibida” de las malas notas que ha obtenido en el pasado curso escolar, recientemente concluido, según han informado fuentes de La Moncloa. El hijo pequeño de Rajoy ha asegurado a sus padres que le hubiera gustado “poder hacer otra cosa” pero que “la realidad es la que es”, por lo que al final los resultados del curso “no han sido buenos, aunque están por encima de lo esperado”.

“Oiga… ya me hubiera gustado a mí tener otros resultados pero debemos pensar que son buenos si tenemos en cuenta la herencia que he recibido”, explicaba ayer el joven a sus padres sin especificar si la “herencia recibida” hace alusión a las políticas en educación del gobierno socialista o al material genético de su padre. “Es el profesor el que escoge al alumno y es el vecino el que coge manía al alumno”, ha insistido el hijo de Rajoy.

“Cuanto peor, mejor para todos”, ha agregado el pequeño en referencia a sus once suspensos. Respecto a las malas notas en inglés, ha comentado que “it’s very difficult todo esto”.

“Hemos estado al borde del rescate, pero yo he dicho que no”, ha comentado para explicar su decisión de no repetir curso.

Fuentes cercanas a la presidencia aseguran que a Mariano Rajoy las notas de Juan le han parecido “bastante mejorables, por no decir que son una basura”, pero no ha podido comentárselo a su propio hijo porque éste ha enseñado las notas a sus padres compareciendo en un televisor de plasma, por lo que no ha habido turno de preguntas.