El apoyo que reciben las teorías contrarias a la vacunación infantil ha bajado drásticamente en los últimos días gracias al presentador Javier Cárdenas, que contribuyó el pasado miércoles a propagar el desmentido bulo que relaciona el uso de las vacunas con el aumento de los casos de autismo. Desde que Cárdenas ha manifestado sus dudas respecto a las vacunas, los que eran contrarios a ellas se han visto forzados a reconsiderar sus reticencias.

“No quiero que la gente crea que estoy en contra de las vacunas por lo que dijo Javier Cárdenas, no quiero tener nada que ver con esta persona ni con sus opiniones”, confiesa Alfonso F., quien hasta ahora era contrario a la vacunación porque le convenció el maestro Brilsh Bramasha, autor de la teoría de los puntos cardinales de energía azul. “Me inspiró confianza esa persona, pero no debería creer en alguien que defiende lo mismo que Cárdenas”, argumenta este padre.

Como Alfonso, son cientos los antivacunas que han visto la inconsistencia de su postura al oírla en boca del presentador de Televisión Española. Un 80% de la población española ha cambiado de parecer, según una encuesta del CIS. “Me he reconocido en sus palabras y he sentido mucha vergüenza, es mejor rectificar a tiempo”, comenta otro arrepentido. “Nadie dejaría a sus hijos al cuidado de esta persona y por el mismo motivo no debemos fiarnos de lo que diga él sobre las vacunas”, añade.

La Academia de Ciencias Médicas valora ahora condecorar al comunicador “por contribuir a desterrar los mitos y las leyendas pseudocientíficas mediante el uso de la psicología inversa”.