Club de Gente Muy Ocupada

«La mejor fiesta de fin de año»

★★★★

Soy ‘community manager’, así que tengo que fingir constantemente que tengo mucho trabajo. Por suerte, conocí el Club de Gente Muy Ocupada y, tras cuadrar agendas, este mes de junio celebramos el fin de año de 2009. El próximo evento será ir todos juntos a un concierto de Amy Winehouse.

SERGIO ARÉVALO


Cigüeñas y bebés

«O cómo explicarle a tus hijos de dónde vienen los niños»

★★★★★

Cuando mi hijo me preguntó qué significaba LGTBI no quedó satisfecho con la respuesta que le di. Resulta que no es un nuevo modelo de ‘smartphone’. Por suerte, la exposición ‘Cigüeñas y bebés’ es de gran ayuda para todos aquellos padres que no nos enteramos de nada. Mi hijo quedó fascinado con los muñecos robotizados de cigüeñas practicando sexo anal.

MARISA CONCORDIA


Panadería Charo

«Los mejores ‘ensaillicaopeds’ de la ciudad»

★★★★★

Después del ‘cronut’ (croissant + donut) y de la ‘pizzalada’ (pizza + ensalada), los amantes de la aberración estábamos buscando un nuevo alimento para subir a nuestras redes sociales. Afortunadamente, Panadería Charo ha pensado en nosotros y ha creado los ‘ensaillicaopeds’, una mezcla de ensaimada, Bollycao y choped. Es vomitiva, y apenas nadie la compra, pero es muy moderna.

CHARO


Calles en los comercios

«Una nueva forma de descubrir la ciudad»

★★

Desde hace años se ha puesto de moda el concepto comercio en la calle. Básicamente consiste en que las tiendas sacan sus artículos a la calle, entorpeciendo el paso a la gente que sólo quiere caminar. Ahora el ayuntamiento ha pensado en nosotros y está empezando a poner semáforos, pasos de peatones y vagabundos dentro de comercios. Es bastante divertido, pero evitad ir a Mercería José Joaquín porque en la sección de telas tienen dos voluntarios de ONG muy cansinos.

ALBERTO GARCÍA


Zoo de Barcelona

«Very fresquito pero explotación»

(Traducción automática) El horror del calor en la ciudad es efusivo, así que la pregunta a un policía del lugar más frío de Barcelona fue respuesta clara: Zoo de Barcelona. Los pies de mí fueron en la dirección. Allí la indicación del fresquito fue la zona de pingüinos. Decide entrar y bien. Pero pocos ratos después soy obligada a hacer coreografías y estupideces para que el público se alborote con jolgorio. A cambio, el regalo de una sardina bastante fresco. Pero no vale la pena: al principio fresquito verificado, pero luego el sudor de los bailes obligados fue contradictorio.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.