“¿Debería depilarme el vello púbico aunque no quiera porque me compensaría poder escribir larguísimos textos en algún lugar del pubis? Ahora, con el pelo, no puedo hacerlo y cada día veo a gente opinando de ello en Internet, defendiendo lo práctico y sexy que es. ¿Qué deberían hacer las mujeres si realmente no quieren afeitarse la zona pero ahora mismo no pueden escribir nada en el área genital? ¿Qué pasa si me depilo pero luego me bloqueo y no tengo nada que escribir en la zona rasurada?”

Cada uno de nuestros sentidos puede influir en las respuestas sexuales de cualquier situación y hay gente que responde más a sonidos, a gustos, a olores… Siempre es útil saber qué es lo que nuestra pareja sexual encuentra más atractivo. Es posible que a tu pareja le guste tener algo que leer mientras practicáis sexo o que le escribas algunas indicaciones sobre el pubis. En ese caso, hay muchas mujeres a las que no les importa en absoluto depilarse la zona genital para que los rotuladores y bolígrafos sean más eficientes al escribir sobre su piel y, además, ningún pelo impida la lectura.

Hasta ahora, la depilación era una opción casi exclusiva de las chicas que se dedicaban al cine para adultos: allí el director podía escribir indicaciones de iluminación o líneas de diálogo. En los últimos años incluso se ha popularizado un tipo de cine pornográfico más elegante con un estilo de realización reposado que permite leer pasajes de David Foster Wallace o Chuck Palahniuk escritos a boli sobre el pubis. Y recientemente muchas profesionales del cine X han empezado a escribir sus propios textos, reivindicando un espacio, el de sus vaginas, que hasta ahora usaban sólo los hombres.

Pero también hay personas que sostienen que es más excitante un pubis con pelo que uno rasurado en el que se hayan escrito largos pasajes eróticos o repeticiones de palabras sueltas como “chocho”. El pelo se impregna de un aroma cargado de feromonas que muchas parejas encontrarán más excitante que cualquier redacción.

Tú simplemente tienes que decidir qué es lo que te resulta más cómodo a nivel personal. Muchas personas se sienten divididas entre su sensibilidad política, sus normas personales y su deseo natural de resultar atractivas a través de las palabras que se escriben en la zona. Lo importante es ser coherente con una misma y encontrar un equilibrio cómodo… y ser lo suficientemente flexible como para revisar de vez en cuando las propias convicciones.

Pocas mujeres encuentran nada más gratificante que depilarse el pubis y tener un lienzo en blanco sobre el que poder escribir y enseñar al mundo todo aquello que desean para ellas en el futuro, pero tú no estás obligada a hacerlo.

Hay chicas a las que les puede resultar útil tener una zona a mano sobre la que escribir recordatorios con la lista de la compra o cosas del trabajo. Ahora bien, quizá eso no es para ti. Quizá tú tienes miedo al temido pubis en blanco. Pues entonces, opta por lo natural y no dejes que nadie te juzgue por ello.

Ahora bien, si lo que quieres es empezar a escribir una novela, entonces definitivamente deberías rasurar esa pelambrera y ponerte a ello.

  • Paula Braghens, sexóloga, autora de libros de sexualidad y feminismo y directora del Instituto Clínico de Sexología de Teruel.