Escribiendo una cantidad desmesurada de “jas”, Jaime Martín, un contacto de WhatsApp, ha dejado en evidencia que su estándar para reírse de un chiste o un comentario gracioso es distinto al del resto del grupo, lo que provoca situaciones incómodas y de falta de sincronía, según han informado fuentes internas del grupo de chat “santako forevah”.

“Al principio era raro porque parecía que todo le hacía mucha gracia pero luego vimos que lo que los demás escribimos como ‘jaja’ él lo escribe como ‘jajajaja’ o incluso puede poner varias líneas de ‘ja’”, explica uno de los contactos de Martín, señalando que pronto descubrieron que Jaime simplemente utilizaba otro baremo. “Su estándar es distinto, pero debemos sobreponernos a estas diferencias culturales porque hemos descubierto que se ríe como tú y como yo, pero lo escribe distinto”, dice.

“Alguien debería sentarse con él y explicarle cómo funcionamos por aquí para que encaje bien, pero debería verlo él mismo”, argumenta otro contacto de Jaime.

Los contactos de Martín también han explicado que, siempre que añaden a un nuevo contacto al grupo, le explican mediante mensaje directo que Jaime “es distinto” y se ríe de una forma que parece algo exagerada pero que no está “vacilando” a nadie sino que simplemente es así.