Con los ojos rojos y a lomos de un caballo negro azabache, Susana Díaz ha regresado hoy a Andalucía anunciando su victoria en las primarias del PSOE, según han informado diversos medios andaluces. Miles de ciudadanos la han recibido entre vítores y gritos de “guapa, guapa”. Díaz incluso se ha atrevido a bajar de su caballo y realizar algunas acrobacias junto al ejército de majorettes que la escoltaba.

En un discurso que posteriormente ha realizado desde lo alto de la Torre del Oro de Sevilla, Díaz ha afirmado que se encuentra “muy contenta por el apoyo incondicional de todos los españoles, en especial de los andaluces”. También ha advertido de que los tentáculos de Sánchez controlan los medios de comunicación.

“Tened cuidado con sus mentiras y su lengua negra, no hagáis caso de lo que oigáis en la tele”, ha anunciado. “Eso es envidia del arte y el salero que tengo”, ha agregado justo antes de ser interrumpida por los aplausos de la multitud.

Díaz ha apelado a conceptos tan actuales como “posverdad” y “fake news” para explicar la información de algunos medios. Para combatir estar informaciones falsas, ha pedido a los andaluces que estén más unidos que nunca en Canal Sur. “Necesito vuestras mejores chirigotas contra Sánchez. Chirigotas objetivas, honestas y que reflejen la sociedad tal y como es y mi victoria en las primarias del PSOE”, ha pedido.

Al finalizar su parlamento, se ha podido ver a Díaz muy emocionada mientras los asistentes coreaban “presidenta, presidenta”.

La nota curiosa de la jornada ha sido el descuido de Díaz, que no se ha dado cuenta de que los micrófonos seguían encendidos y la multitud ha podido escucharla dirigiéndose a los becarios encargados de abanicarla. “Podríamos haber hecho cosas grandes”, ha dicho. Justo antes de que alguien se percatara y apagara los micrófonos, se ha oído a uno de los jóvenes diciendo “gracias, Faraona”.