A fin de no perder el dinero del depósito, Susana Díaz decidió no cancelar el concierto de U2 que había contratado para celebrar su victoria en las primarias del PSOE y lo disfrutó a solas tras ser derrotada por Pedro Sánchez, según han informado fuentes cercanas a la política. “Se había reservado un pabellón con banderolas y la intervención del grupo U2 y Susana decidió seguir adelante con la celebración porque estaba ya pagada”, ha confirmado un miembro de su equipo.

El concierto privado se inició a las doce de la noche tras un discurso de Díaz agradeciendo a los militantes el apoyo y duró exactamente los sesenta minutos contratados. Durante el recital, sonaron los grandes temas de la banda, como “Beautiful Day”, “With Or Without You” o “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”, que hizo derramar algunas lágrimas a Susana Díaz.

La socialista, que obligó a los músicos a tocar un bis porque aplaudió a solas durante diez minutos y en pie, llegó a abuchear a la banda cuando se atrevió a tocar “Sunday Bloody Sunday”, tema que Díaz consideró inapropiado y pidió que fuera sustituido por “Pride”.

El único político socialista que estuvo presente en el concierto además de la presidenta de Andalucía fue el manchego Pepe Bono, pues estaba planeado que hiciera un dueto con Bono, el cantante.