El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se trajo a España varios botes pequeños de champú y diversas pastillas de jabón del hotel en el que se hospedó durante la cumbre de la OTAN. Así lo confirma Meredith Smith, directora del hotel Overlook, de Bruselas. “No dejó ni una botellita”, afirma. Añade que ni siquiera Trump las utilizó todas, “y no vamos a comparar quién tiene mejor pelo”, añade.

Además, se sospecha que Rajoy se podría haber llevado también el albornoz y seis perchas, que él considera que son “de cortesía”.

Por el momento, ningún representante del Ejecutivo se ha pronunciado al respecto. Sin embargo, fuentes cercanas al presidente corroboran esta sospecha. Incluso afirman que la divertida cara que puso Rajoy durante el discurso de Trump y que se ha hecho viral se debía a una botella de champú que se abrió y le estaba empapando la pernera del pantalón.

Las mismas fuentes, que no han querido identificarse, relatan que, al recibir la citación judicial para ir a declarar a finales de julio, Rajoy se vino abajo y reconoció que colecciona objetos de hoteles. Al informarle que la citación era sobre el caso Gürtel, Rajoy se habría limpiado las lágrimas y habría dicho “ya tal”.

La directora del hotel está estudiando emprender acciones legales contra el mandatario, pues al parecer también abandonó la habitación sin pagar diversas películas de Luis de Funes que habría alquilado.