Entre risas y aplausos, Mariano Rajoy ha cometido un error en una votación en el Pleno del Congreso de los Presupuestos Generales del Estado y ha aprobado el referéndum catalán por la independencia, que se celebrará finalmente el 1 de octubre de 2017. “¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Eh? Ah. Uy”, ha dicho Mariano Rajoy después de que Soraya Sáenz de Santamaría le avisara de la equivocación.

El error ha sido detectado nada más producirse, provocando cierto alboroto entre los parlamentarios. “Me ha pasado una cosa verdaderamente notable”, ha dicho Rajoy en el Congreso entre balbuceos y tras comprobar su despiste.

“No sé qué he hecho…”, ha dicho.

“Señorías, lo siento”, ha insistido el presidente, que hasta ahora negaba la posibilidad de que los catalanes pudieran celebrar una votación en vistas a una posible secesión. Su error, que emplaza a los catalanes a las urnas el próximo octubre, ha causado cierto revuelo entre todos los diputados, excepto los de Esquerra Republicana de Catalunya, que se han levantado a aplaudir entre gritos de “presidente, presidente”.

“Estas sesiones son largas y las equivocaciones son inevitables, yo he visto ‘referéndum’ y al leerlo en castellano pensaba que era de España y por eso lo he aprobado, en todo caso lo que tenga que ser, será”, ha declarado Rajoy a su salida del Congreso, prometiendo que hará lo que sea para mantener su decisión tenga ésta las consecuencias que tenga. El líder del gobierno autonómico catalán, Carles Puigdemont, ha prometido a Rajoy que no se arrepentirá y le ha agradecido su contribución al “procés”, reconociendo que sin él “no lo habríamos conseguido”.