Millones de españoles admiten que, aunque Mariano Rajoy no es quizá el líder que más les convence a nivel político, sí sería su opción predilecta para tomarse una cerveza con él y mantener una charla distendida con la única intención de pedirle que dimita, según recoge el último barómetro del CIS, publicado esta mañana.

“Es un tipo al que no he votado y cuyas ideas no son las mías pero sí que parece un tipo con el que a lo mejor me podría tomar una cerveza tranquilamente y aprovechar cualquier silencio para pedirle su dimisión”, admite un ciudadano de Madrid. Según dice, aunque Rajoy no es una persona de su simpatía, sí parece un tipo “con el que se puede ver un partido de fútbol y esperar al descanso para preguntarle dónde está su vergüenza”.

“¿Compartir un aperitivo con Rajoy con el objetivo oculto de sacar el tema de su dimisión? Sí, no veo por qué no podría hacer eso”, explica otra ciudadana de Huelva. “Creo que nunca hay que negarse a charlar con quien sea y pedirle que dimita, especialmente si es un político”, dice.

“Si hay un político con el que me iría de cañas para, a media charla, arrodillarme completamente desesperado y con el rostro cubierto de lágrimas para rogarle que dimita, ese es Rajoy”, opina otro ciudadano.

El presidente del Partido Popular lleva ya varios años siendo el líder mejor valorado para dimitir y la persona en la que más confían los ciudadanos para tomar una caña en vez de estar presidiendo el país.