En el año 2017, Manel Navarro saltó a la fama con sólo 21 años tras convertirse en el representante de España para Eurovisión. Ese mismo año viajó a Kiev con su single “Do it For Your Lover”, con el que consiguió cinco puntos tras una memorable y polémica actuación. Su intervención en el festival lo llevó a ser Trending Topic y protagonista de todos los comentarios en redes sociales. ¿Pero dónde está ahora? ¿Qué fue de Manel Navarro?

A día de hoy, Manel Navarro tiene 21 años, se ha divorciado en dos ocasiones y trabaja en una frutería.

Fue atacado por un tiburón mientras surfeaba delante de un croma, siendo éste el primer ataque documentado de un tiburón fuera del agua.

Se sometió a una compleja operación quirúrgica para tener exactamente la misma cara que Rosa López y así poder pasar desapercibido por la calle.

Decidió alejarse de los focos mediáticos para labrarse un futuro en la industria avícola, pero no funcionó porque ya había otro gallo en el mismo corral.

Cambió su nombre por el de Rosa López poco después de la desaparición de la Rosa López original.

Tras su paso por Eurovisión, decidió dar clases de canto para poder enseñar a las nuevas generaciones a cantar como él.

Tras extirparse los genitales masculinos e injertarse genitales femeninos, se presentó a la nueva edición de Operación Triunfo bajo el nombre de Rosa López.

Durante mucho tiempo se dedicó a buscar a las personas europeas que lo votaron en Eurovisión para preguntarles por qué lo hicieron. Nunca pudo encontrarlas.

Cuando los padres de Rosa López no lo aceptaron como hija, decidió operar a sus propios padres para que se parecieran a los padres de Rosa López. Aunque sus padres tampoco lo aceptaron.

Al no ganar la nueva edición de Operación Triunfo, acusó a la organización de tongo argumentando que sus responsables no querían que la misma concursante ganase dos ediciones diferentes.

Cuando la policía encontró el cuerpo de la Rosa López original, fue acusado de operar a Rosa López para que tuviese la misma cara que Manel Navarro. También de ponerle una camisa hawaiana.

Ahora lucha por su derecho a ser Rosa López.

Todo el mundo piensa que es Rosa López.

Él mismo se cree que es Rosa López.

Pero no, no es Rosa López.