Diciendo “hay hambre” sin mencionar siquiera el hecho de que está desnudo de cintura para arriba, papá se ha sentado a la mesa con el torso descubierto inaugurando oficialmente la temporada de sentarse a comer sin camiseta de este año, según han informado fuentes cercanas al domicilio familiar.

“Bueno, bueno, he hecho gazpacho, que ya apetece”, ha dicho papá, a quien no se recuerda haber visto nunca ingerir una sopa fría completamente vestido. Según los analistas, no tiene intención de ingerir ningún alimento llevando camisetas o camisas y todo apunta a que, en ocasiones, se quitará la camiseta justo antes de poner la mesa.

Sin que sea necesaria la coordinación entre los dos miembros de la familia, mamá ha inaugurado también la temporada de poner una sábana encima del sofá para que la piel sintética no haga sudar.

A última hora, papá no ha sabido qué responder a tu pregunta sobre si estaría así “todo el tiempo”, también cuando vengas mañana a casa con unas amigas para estudiar.