Pablo Iglesias ha recibido el impacto indirecto de un huevo lanzado desde la manifestación que taxistas de toda España estaban celebrando hoy en Madrid. El líder de Podemos acababa de salir del Congreso de los Diputados, en la Carrera de San Jerónimo, para acercarse a saludar a los manifestantes, cuando ha sufrido el ataque. Su pelo, cara y camisa se han manchado de salpicaduras de clara y yema.

Aunque Iglesias no ha perdido la conciencia en ningún momento y ha asegurado que se encontraba bien, a las pocas horas, según atestigua su entorno, se ha derrumbado. A las 20:30, Podemos anunciaba en un comunicado que su hasta ahora secretario general deja la política “de forma definitiva” tras este “brutal atentado” que, según reza la nota, “ha traspasado los límites de lo que Pablo está dispuesto a sacrificar por el ejercicio de la política, incluyendo su dignidad e integridad personal”.

Algunas fuentes aseguran también que el expolítico ha solicitado su ingreso en la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y no descarta tomar medidas legales contra los usuarios de Twitter que en estos momentos frivolizan sobre la agresión que ha sufrido, ya sea mediante chistes o luciendo un huevo en sus fotos de perfil.

“En un ataque de estas características no tienes tiempo para reaccionar, sientes la fragilidad de tu propio ser y relativizas todo, incluso lo que creías más importante, que en mi caso era la regeneración política de España”, reconoce Iglesias según el comunicado de Podemos. “La violencia es mi límite, es lo que a mí me hace decir ‘Basta, eso no, me retiro'”, añade el líder de la formación morada, cuyos integrantes se comprometen a “honrar y continuar su inestimable labor al frente del partido”.

En estos momentos, la Policía Nacional, en colaboración con la Guardia Civil, investiga las circunstancias en las que se ha producido el ataque. Aunque aún no ha sido localizada, se sospecha de una gallina que habría estado siguiendo a Iglesias en los últimos meses. “No sabemos si forma parte de una red más amplia o se trata de un ave solitaria criada en libertad”, apunta el portavoz de Interior. Por el momento, nadie ha reivindicado el “huevazo”.

Toda la clase política en bloque ha condenado la agresión y ha lamentado que una acción tan reprobable haya sido el motivo por el que Pablo Iglesias se retira de la vida pública de forma irrevocable.