Este miércoles, al fin, pudimos ver el primer tráiler oficial de la séptima temporada de «Juego de Tronos», la saga de Jorge Rabanito, que se estrenará el próximo 17 de junio en España. El tráiler de la ficción de HBO, de 1:41 minutos de duración, nos da grandes claves sobre el modo en que se desarrollarán las tramas durante la esperada temporada.

ATENCIÓN, STOIPLERS A PARTIR DE AQUÍ

AQUÍ.

Los Lannistéridos se preparan para la guerra… La guerra de los precios. Su puesto de fruta en el mercado de San Patronos no termina de arrancar y en la acera de enfrente han abierto un Starbucks en el que sólo venden fruta. ¿Cuándo acabarán los problemas para el pequeño comerciante honesto, honrado y de toda la vida de los Siete Reinos? Los últimos lannistéridos (o eso creen ellos) se preparan para bajar los precios a precio de coste. Confían en reventar el mercado y, haciendo uso de su capital acumulado, poder empezar a obtener beneficios una vez hayan aplastado a la competencia, aunque lo tienen difícil porque es Starbucks.

Tyrion Lannistérido aparece en el trailer sólo unos segundos muy fugaces, pero algunos fans creen o quieren creer que está midiéndose el pene con algún sistema tipo “ábaco medieval”. Hasta ahora desconocíamos que el enano jorobado pudiera estar acomplejado físicamente también por ese tema, pero eso explicaría muchas cosas.

Aparecen hasta quince mapaches en el trailer, cuando hasta ahora no se había prestado suficiente atención a este animal, del que tantísimo se llega a hablar en la saga de novelas. Era una petición histórica de los fans, ¿la ha escuchado al fin HBO? Lo sabremos cuando empiecen a emitir las temporadas.

Khalisandrésida, la gitanita guapa y rubia de los dragones locos, aparece peinándose. Ya era hora. ¿Es posible que veamos un capítulo dedicado exclusivamente a trucos y consejos de peinados? Ojalá.

Apenas hay diálogos en el trailer, pero sí se oye una voz en off: es Jesucristo adelantando spoilers. Sin embargo, en su eterna sabiduría y bondad, no desvela detalles importantes de la trama, pese a que él los conoce.

Parece que Kalhessándrera recuperará Rocapoltrona, la fortaleza de los Targaryen (su familia) hasta la guerra del Descorchapollos.

Habrá un calendario de guerras, lo que facilitará la tarea de fans, personajes y ejecutivos de la HBO. Mucho mejor. De hecho, y es una pena que esto llegue en la séptima y antepenúltima temporada, no estaría mal hacer una pequeña asamblea en Vistalegre donde los fans podamos decidir cuándo peleará cada personaje.

Los ejecutivos de HBO tendrán su propia casa con el lema “HBO tele por cable la mejor, no Netflix, mucho mejor nosotros”. No es un lema muy bueno, pero la inclusión de los propios ejecutivos del canal como parte de la trama es novedoso y seguro que da mucho juego.

Luis, de Andamios Luis, en alerta. Tras el anuncio del invierno con la llegada del cuervo blanco de la Ciudadela, Luis y Sonia permanecen alerta en Andamios Luis, conscientes de la amenaza que se aproxima más allá del muro y que tiene, hay que reconocerlo, marcados tintes racistas. La administración Trump parece que ha intervenido en el guión. Una pena, pero confiamos en que Luis será capaz de seguir ofreciendo el servicio impecable que le ha hecho célebre.

¿Qué le queda por hacer a Jessica? Siempre con sus triquiñuelas de hortelana, ¿es que no tendrá una casa solariega y blasonada, una casa en que guardara, además de otras cosas raras, un sillón viejo de cuero, una mesa apolillada y el retrato de un abuelo que ganara una batalla? Pues no, la brujita roja todavía tiene mucho que decir, parece ser.

Sir Jaime, que había perdido una mano, ha optado por cortarse también la que le quedaba porque le molestaba no estar estabilizado al caminar.

Caminantes blancos, los grandes ausentes: no aparecen… ¿o quizá aparecen pero ahora ya no son blancos y no los hemos reconocido?

Sir Spoiler, el villano de la serie, amenaza con explicar todas las tramas de la temporada en el mismo trailer; por suerte HBO es capaz de terminar el vídeo justo antes de que abra la boca.

“Tía Telma, dígale a su sobrina que no consentiré que vuelva a mencionar el incidente de los arenques delante del pobre Mortimer, pues el dulce hombrecillo, aunque corto de entendederas, no merece semejante trato y en esta casa se respeta a cualquier persona”.