Tras varias jornadas de intensas reuniones, los niños españoles ya han encontrado una fecha en la que, por unanimidad, dejarán de estar interesados por el juguete que ahora está de moda, el “spinner”.

Ninguno de ellos ha querido dar pistas del día exacto, pero coinciden en que será “antes de lo que los adultos piensan”. Tampoco ha trascendido el siguiente juguete de moda que todos deberán pedir a sus padres, aunque se sabe que está ya decidido.

El portavoz de la Asociación de Niños Españoles (ANE), Alvarito Bosch, ha admitido que el próximo artilugio será algo más caro que el “spinner”. “Estamos saliendo de la crisis y se empieza a notar”, argumenta. “Ya va siendo hora de dejar atrás las políticas de austeridad porque se ha demostrado que no funcionan”, apunta.

“Era absurdo alargar más la situación”, insiste Bosch. “El ‘spinner’ ha sido entretenido durante una temporada, pero admitámoslo: sólo da vueltas”, señala. Los adeptos a este objeto, muy serios, asentían con la cabeza y prometían lealtad a su líder. “Juntos podemos conseguir juguetes más caros”, promete el portavoz.

La proliferación de adultos que han adquirido un “spinner” podría haber precipitado la decisión de la ANE, cuyo lema es “si le gusta a mi padre, entonces a mí no”. Ya pasó con los drones y los patinetes, que acabaron convirtiéndose en regalos que utilizaban más los adultos que los niños y, por tanto, a los pequeños dejaron de interesarles.