La Real Academia Española (RAE) ha confirmado hoy su decisión de abrirse a las nuevas generaciones de académicos de la lengua habilitando sillones más estrechos y con letras minúsculas para los miembros de menos de 60 años.

Los nuevos sillones, que serán “más bien taburetes”, en palabras del director Darío Villanueva, estarán situados “al fondo del todo del Salón de Plenos, para evitar que el ruido de los más jóvenes moleste al resto de académicos”. Hasta ahora, los miembros de la RAE menores de 60 años tenían que sentarse en el regazo de los mayores.

La sugerencia de habilitar una “zona chill out”, petición formalizada por Féliz de Azúa, ha sido descartada y tildada de “mariconez” por parte de otros compañeros, como Arturo Pérez-Reverte.