El director estadounidense James Cameron, que ya revolucionó las salas de cine con la primera entrega de Avatar y abrió el camino a las producciones en 3D, quiere ir más allá. “El 3D convencional está muerto”, asegura el realizador canadiense: “El cine del futuro será hará todo con Doritos 3D”, sentencia.

Para lograrlo, Cameron está trabajando conjuntamente con técnicos de Industrias Light and Magic y de Matutano con el objetivo de fusionar la trama de la película con la tecnología Doritos 3D. Según el director, los espectadores ya no tendrán que invertir tiempo y dinero haciendo cola para poder entrar en la sala con un refresco y unas palomitas: “Ahora todo eso lo podrás conseguir tan sólo adquiriendo la entrada”, promete Cameron.

El director de Titanic tiene previsto que un potente olor a queso inunde las salas de cine durante la proyección de la película, haciendo que el propio espectador integre los Doritos 3D en la historia.

Para su próximo estreno, Cameron contará con Sigourney Weaver, Zoe Saldaña, Maíz (80%), Sam Worthington, aceite de palma, Stephen Lang, condimento preparado con sabor a queso, harina de trigo, queso en polvo, tomate en polvo, sustancias aromatizantes, aceite de girasol, suero de mantequilla en polvo, glutamato monosódico, ajo en polvo, dextrosa y, por supuesto, sal.