Sofía de Borbón y Ortiz, hija menor de los Reyes de España, ha recibido este miércoles por la mañana la primera comunión en una ceremonia de carácter privado. Aquí algunos datos sobre la ceremonia:

La Infanta Elena se ha confundido y durante la ceremonia ha gritado “¡Que se besen, que se besen!”.

La piñata de la fiesta era negra y tenía escrito “caja de las pensiones”.

Don Juan Carlos ha resbalado seis veces con una hostia.

Sofía se irá pronto a dormir ya que, como infanta de un estado laico, mañana le toca Benei Mitzvá.

La reina Sofía le ha regalado tres huevos de dragón, extintos hace mucho y que en teoría no sirven para que nazcan dragones. En teoría.

El abuelo le ha regalado un rifle y dos elefantes para que mate al que le guste menos.

Su hermana le ha entregado un Premio Princesa de Asturias.

La hostia la ha elaborado Arzak y mide dos metros.

Froilán se ha encargado de la barra libre con sus amigos Iván y Wilson y, tras la ceremonia, ha repartido ‘flyers’ de descuento para la Segunda Comunión.

En La Zarzuela han escondido todos los alfileres y agujas para que no se pinche, como predijo aquella bruja el día de su nacimiento.

Los números de la comunión:

Distancia entre Juan Carlos y Sofía: 40 metros.
Hijos de Dios sacrificados para poder ser comidos por la infanta: 1.
Disparos: 2.
Horas que Froilán ha estado confesando sus pecados: 11.
Niñas que han comulgado con un vestido más caro: 0.
Excusas diferentes para darle esquinazo a Marichalar: 19.
Numero de campesinos agolpados a la puerta de la iglesia para poder ver a la infanta de lejos y contemplar su legendaria belleza narrada por cientos de juglares de todo el país: 3.000.
Numero de españoles que han contribuido a pagar la ceremonia: 46 millones.