Los responsables de la marca Kellogg’s han interrumpido en varias ocasiones la presentación del nuevo All-Bran para ir corriendo al baño. El acto, celebrado en la sede central de la compañía situada en Michigan, ha sido calificado por los asistentes como acelerado y accidentado debido a las continuas idas y venidas al lavabo. “Si algo ha demostrado la presentación es que los nuevos All-Bran funcionan perfectamente porque se me está saliendo, así os lo digo”, ha declarado John A. Bryant, máximo responsable de la multinacional.

Kellogg’s llevaba mucho tiempo queriendo sacar este nuevo producto, pero a pesar de los intentos le resultaba imposible. “Es un proyecto que se nos había atascado, no había manera de darle salida”, se sincera Bryant. “Hemos tenido que empujar entre todos para sacarlo adelante”, añade. Todo el esfuerzo realizado se vio durante la presentación reflejado en las caras de alivio de los responsables de la marca.

A pesar de los problemas durante la presentación, estos nuevos cereales prometen ser un desahogo para la economía de la compañía estadounidense, falta de liquidez, y se prevé que millones de personas de todo el mundo depositen su confianza en ellos. “Este producto reclamará cada vez un papel más grande en la oferta global de la compañía”, apunta el CEO de Kellogg’s.

La centenaria empresa de cereales y galletas ya ha anunciado que su próxima presentación de All-Bran se realizará directamente en un baño público, para evitar así innecesarias interrupciones. Al cierre de la edición, la compañía ha enviado una nota de disculpa a los medios que asistieron al evento porque el PDF con la imagen de la nueva caja del producto no se descargaba correctamente.