El piloto asturiano Fernando Alonso escuchaba la canción “Despacito” de Luis Fonsi mientras competía en Indianápolis. Aunque llegó a liderar la carrera durante varias vueltas, la influencia de la letra de este éxito musical no fue buena, según él mismo confiesa, y finalmente el ovetense se vio forzado a abandonar por la rotura del motor “y porque me lo estaba tomando con demasiada calma”, según explica.

“Muéstrame el camino que yo voy, oh, tú eres el imán y yo soy el metal”, iba cantando Alonso, que aprovechaba la buena acústica que le brindaba el aislamiento del casco de competición. El piloto reconoce que, a partir de ahora, intentará prescindir de la música durante las carreras, aunque no está seguro de poder quitarse de la cabeza el tema de Fonsi.

“Todos mis sentidos van pidiendo más”, confiesa.