El Partenón de Atenas se podrá alquilar en Airbnb, según ha informado el Gobierno de Grecia en su último comunicado oficial. Hasta ahora, el famoso templo de Atenea era de los pocos edificios de la ciudad que no se ofertaban en el portal estadounidense de alquiler de pisos turísticos. Su majestuosidad, su gran tamaño y su inmejorable localización han hecho que seguir manteniéndolo vacío resulte imposible.

El monumento, que volverá a llamarse “Residencia Atenea”, prevé dar cobijo a cientos de miles de turistas cada año, incrementando sustancialmente los beneficios de la República Helénica. “No podemos seguir con viviendas vacías mientras haya turistas que no tienen donde dormir”, asegura Alexis Tsipras, primer ministro del país. “De poco sirve tener un Patrimonio de la Humanidad si los humanos no pueden vivir en él”, agregó después.

El Partenón se anuncia en Airbnb como “precioso loft con vistas en el centro mismo de la zona turística”. En la ficha de presentación los anunciantes también destacan que “entra mucho sol y se encuentra en el famoso barrio Acrópolis”. El alquiler diario oscila entre los 200 y los 220 euros por noche, aunque por sólo diez euros más, Airbnb pone un guía turístico a disposición del huésped para que lo acompañe a su habitación mientras le menciona las grandezas de la arquitectura dórica.

No es la primera vez que este país alquila uno de sus lugares más emblemáticos para que lo habiten seres que vienen de fuera: hace varios miles de años, en la Antigua Grecia, ya cedieron el Monte Olimpo a Zeus, Apolo, Afrodita y al resto de principales dioses del panteón griego.