A fin de cumplir a rajatabla con todos los protocolos de seguridad de las leyes de inmigración de la Administración Trump, Donald Trump lleva ya más de 24 horas retenido en la base aérea de Andrews, en el estado de Maryland, donde el Air Force One aterrizó después de la primera gira internacional del presidente.

“El ciudadano Donald Trump ha sido efectivamente retenido a fin de comprobar que no supone una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos de América y para su presidente, Donald Trump”, han comunicado las fuerzas de seguridad, que no han detallado cuántas horas más podría permanecer retenido el político o si se optará finalmente por la deportación.

“ESTOS PECES GORDOS DE WASHINGTON HACEN LO QUE SEA POR LIMITAR LA LIBERTAD DE LOS CIUDADANOS AMERICANOS ESTO ES INDIGNANTE, ¿ESTO ES LO QUE QUEREMOS PARA AMÉRICA? DESASTROSO!! TREMENDAMENTE INJUSTO!!”, tuiteaba ayer por la noche Donald Trump antes de que le quitaran el móvil.

Desde Inmigración, han informado que el arresto preventivo de Trump responde a la normativa, dado que en su teléfono se encontraron fotos de su reciente viaje a Oriente Medio Saudí, donde se teme que podría haberse “radicalizado”, y al hecho de que, al rellenar el formulario protocolario al entrar en Estados Unidos, el mandatario contestó afirmativamente a la pregunta sobre si podía intentar atentar contra el Presidente de los Estados Unidos, no se sabe si erróneamente.

En el momento del cierre del artículo, fuentes estadounidenses informaban de que Donald Trump planeaba atacar a gran escala “el corazón de América y los mayores símbolos de nuestra democracia” y que su primera parada tras aterrizar era la Casa Blanca, por lo que no se espera que sea liberado próximamente.