Tras años de escarnio, el Grupo Leche Pascual S.A., propietario de la marca de agua mineral Bezoya, ha presentado al fin su nueva agua baja en minerales y en rimas fáciles en un acto conducido por el director comercial de la firma, Adolfo Soriano. Desde la dirección de Bezoya reconocen que empezaban a estar “un poquito cansados de tanta rima fácil”, y han optado por un nuevo nombre que no dé pie a “bromitas infantiles sin gracia”.

Durante el acto, los responsables de la marca han recordado que su agua procede de la Sierra de Guadarrama, en la provincia de Segovia, desmintiendo tajantemente el origen al que muchos consumidores se refieren debido a la rima fácil. Tras presentar el nuevo eslogan, “Nueva Bez. Baja en minerales. Baja en rimas”, uno de los periodistas ha preguntado “qué hará, señor Soriano, si el consumidor se pasa el nuevo nombre por el ano”. El redactor ha sido acompañado a la salida minutos después.

“La nueva Bez sólo rima con inmadurez”, ha sentenciado el directivo de la compañía, aún molesto por la pregunta del periodista. “Soriano, agárramela con la mano”, se ha oído gritar al reportero expulsado desde el exterior del recinto.

El grupo Pascual espera que esta operación de “rebranding” consolide el producto y elimine “cualquier connotación que no tenga que ver con la pureza y la calidad del agua”. Al término del acto, el periodista expulsado ha irrumpido de nuevo en la sala para preguntar “si es verdad que la nueva Bez sabe a hez”. Los responsables de la firma se han retirado unos minutos para deliberar y han anunciado acto seguido que el lanzamiento de la nueva agua se aplaza indefinidamente.

“No te rayes, Pascual, que tampoco está tan mal”, ha sentenciado el periodista, que acto seguido se ha interesado por los resultados comerciales del año 2005.