Fiel a su hiperrealismo y a sus calendarios de entrega, el artista Antonio López lleva desde enero dibujándole la cuenta en el aire a un camarero, según han informado fuentes del restaurante El Pocholo de Madrid. Los camareros del establecimiento querrían irse a casa pero no se atreven a llevarle el ticket hasta que López haya acabado, pues temen que “en un inesperado giro no esté dibujando la cuenta, sino otro café, lo que querría decir que todavía no se quiere ir”, según explica un camarero que lleva meses sonriendo y observando cómo el artista hace gestos en el aire.

Hasta ahora, los camareros del local estaban acostumbrados a los “garabatos hechos de cualquier manera” que hacen los otros clientes para solicitar la cuenta y están impresionados con la minuciosidad que emplea el artista para representar la nota en el aire, y en la que ya se pueden apreciar con todo lujo de detalle algunos de los conceptos, entre ellos el montante global de la comanda, con el desglose del IVA y la fecha de emisión de la factura simplificada. “En realidad ya no necesita que le lleve el ticket porque él ya lo ha representado en el aire a la perfección”, explica el camarero. Según dice, hay días en los que López simplemente añade uno o dos toques a la cuenta y se queda mirando el aire todo el día, como reflexionando por dónde continuar.

“El ticket que está dibujando en el aire es de una belleza y un realismo fuera de lo común y, una vez él termine de pedirlo y yo se lo lleve, va a ser muy difícil distinguir el papel de verdad del que él ha dibujado, aunque lo haya hecho en el aire”, explica el trabajador.

Al cierre de la edición, las fuentes han informado que Antonio López parecía haber terminado de esbozar el ticket en el aire, ha dado un paso atrás para mirar su obra y, chasqueando la lengua, ha movido los brazos como haciendo un borrón y ha empezado a dibujarlo completamente de cero.