Apretando el puño y mordiéndose el labio, un padre ha sido incapaz de contener las lágrimas esta tarde al recordar que no ha sido suficientemente hombre como para encontrar un hueco con sombra, de modo que su Skoda Fabia Combi está aparcado directamente al sol, según han confirmado fuentes de la familia. Según dicen, el hombre ha pasado varias horas contemplando los coches aparcados en la calle, también bajo el sol, e imaginando el suyo en una situación similar.

“Esos coches de ahí podrían ser el mío, que también está bajo el sol”, ha lamentado mirando los otros vehículos e imaginando el tormento térmico al que está sometido el suyo. Luego ha estado susurrando “lo siento mucho, lo siento”, recordando que ha dado vueltas al barrio durante 45 minutos intentando aparcar en una plaza con sombra y, “por puro egoísmo”, al final se ha acabado conformando con un hueco cualquiera, completamente desprotegido del impacto directo de los rayos del sol.

“El próximo día encontraré un lugar mejor y te llevaré a un túnel de lavado con mucha agua”, ha susurrado con emoción y ahogando el llanto. Las fuentes familiares añaden que el padre ha lamentado en voz alta no haber dejado el aire acondicionado puesto para que el coche estuviera fresco al menos “por dentro”.

Al cierre de la edición, el padre de familia ha decidido bajar a la calle a comprobar que todo estaba tranquilo y que su pequeño seguía donde lo dejó. “Es tan joven y atractivo que me dan escalofríos al pensar en lo que podrían hacerle en la calle”, ha dicho al agarrar las llaves y justo antes de gritar “ya voy, pequeño”.