Tras años de caos en las aceras cada vez que hay una jornada lluviosa, con colisiones y embotellamientos, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha informado que, a partir de la semana que viene, todos los peatones que quieran manejar un paraguas necesitarán un carné específico, que obtendrán tras aprobar los correspondientes exámenes teóricos y prácticos.

“No puede ser que un peatón con paraguas vaya por debajo de los edificios y no se aparte cuando viene alguien sin paraguas, que tiene preferencia”, lamentan desde la DGT. “Hay gente que va con paraguas y se moja más que si fuera sin él”, añade la entidad.

Las personas que no sepan cerrarlos o les sacudan el agua en interiores serán penalizadas con pérdida de puntos de su correspondiente carné de paraguas.

Aquellos que no dispongan de carné de paraguas se verán obligados a transitar con los paraguas públicos que habilitará cada municipio, que estarán conducidos por un chófer profesional y que tendrán una capacidad para 30 o 50 personas.