Estrella Gabarri, una joven estudiante almeriense, ha sacado un notable alto en una prueba del pañuelo realizada esta mañana. El resultado es el más alto en lo que va de curso y ha roto totalmente la media nacional. “En la comparativa con el resto de España, su nota supera a todas las autonomías”, refleja Carmen Cabrales, profesora, experta juntaora y asesora de la OCDE.

La prueba del pañuelo sigue siendo una de las más duras para las alumnas de la ESO. Sólo un total de 63 jóvenes españolas obtuvieron en las últimas pruebas cifras similares a las de Finlandia, quedando muy por debajo de países como Suecia, Dinamarca o Alemania, que nos llevan años de ventaja. Un 87% de las españolas tiene que repetir la prueba en septiembre, el porcentaje más alto de los países de la OCDE.

La juntaora y docente Carmen Cabrales no quiere hacer sangre pero reconoce que “las mujeres españolas cada vez llegan menos preparadas a la prueba del pañuelo”. Algunos organizadores de ceremonias nupciales se están planteando eliminar el examen porque, según Cabrales, “hay alumnas de sobresaliente que suspenden esta prueba y eso acaba manchando unas trayectorias impolutas”. La alternativa sería, según la experta, “apretar más a las examinadas, pero a veces de donde no hay no se puede sacar”.

Muchas alumnas, debido a la dificultad del test, se encomiendan a la Virgen, pero los resultados siguen siendo negativos. “Si a día de hoy le hicieran la prueba a la Virgen María, probablemente tampoco la superaría”, denuncia una alumna indignada por la dificultad del test.