Animando a todos los ciudadanos del mundo a apuntarse y participar, el fabricante de bebidas energéticas Red Bull ha anunciado esta misma mañana que será el patrocinador oficial de la inminente Tercera Guerra Mundial. La contienda global, que ha sido rebautizada como “Desafío Red Bull Tercera Guerra Mundial”, será retransmitida por Red Bull TV y su fecha de inicio podría conocerse en cuestión de días.

“Habrá muchas sorpresas. No será una Guerra Mundial como las dos primeras”, afirma Alfred Bull, CEO de la compañía, que no ha querido desvelar demasiados detalles. “Será más fresca y más gamberra”, ha adelantado.

Algunos analistas políticos sospechan que la marca está cerrando aún las negociaciones con Rusia, que por su pasado soviético hasta ahora ha sido un país muy reacio al ‘branded content’. Tampoco se ha cerrado aún el acuerdo por el que todas las armas químicas que se utilicen en la guerra deberán lucir el logotipo del patrocinador.

“Los soldados son un público joven y que necesita la energía que nuestra bebida aporta”, reconoce Bull. “Además, el eslogan ‘Red Bull te da alas’ parece pensado para el Ejército del aire”, apunta. La marca ofrecerá un despliegue de cámaras GoPro para obtener imágenes de las batallas “llenas de emoción, adrenalina y Red Bull”.

En su línea lúdica, la marca organizará eventos paralelos a la propia Guerra Mundial, como una carrera de tanques caseros para los más pequeños o una batalla de gallos entre Trump y Kim Jong-Un.