Pidiendo “un poco de respeto”, los altos ejecutivos de las treinta y cinco compañías que integran el Ibex han comparecido esta mañana en rueda de prensa para pedir formalmente al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que deje de referirse a ellos como “mis niños”, “pichoncitos” o “fieras”.

“Somos los hombres más poderosos del país y llevamos demasiado tiempo soportando en silencio los comentarios condescendientes de parte del ministro, que parece que no nos tome en serio”, ha explicado Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz, presidente de ArcelorMittal, la mayor compañía siderúrgica del mundo, con una plantilla de más de 490.000 empleados y presencia en sesenta países. Según confiesa, Montoro habla del Ibex 35 como “los 35 ángeles de papá Montoro”.

“No somos sus bebés, ni sus cielos. Somos personas importantes”, añadía Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

Todos los directivos denuncian que Montoro no sólo se refiere a ellos con diminutivos inapropiados sino que también suele pellizcarles los muslos y darles palmadas en las nalgas entre otros gestos que demuestran un exceso de confianza “impropio y difícil de justificar”. Según explican, Montoro también suele llamarles por teléfono para preguntarles “cómo van las notas”, interesándose así por los resultados bursátiles del Ibex.

“Somos señores mayores”, han concluido los ejecutivos, cuya media de edad es de 63 años.

Al cierre de la edición, el ministro de Hacienda ha respondido a los comentarios de los directivos asegurando que no volverá a llamarlos “mis niños” sino que se referirá a ellos como “los montoritos”.