Los argentinos que no hayan seducido a nadie en dos meses perderán su nacionalidad. Así lo ha comunicado en rueda de prensa el ministro argentino del Interior, Rogelio Frigerio. “Todos los ciudadanos tienen unos derechos y unas obligaciones; la de los argentinos es seducir”, ha dicho, insistiendo en la necesidad de “estar a la altura de lo que se espera de nosotros”.

Esta polémica ley ha sido aprobada de urgencia tras los recientes casos de argentinos que han respetado que una mujer tenga pareja. “Esa gente no es argentina”, ha afirmado categóricamente el ministro. El último caso polémico tuvo lugar la noche del pasado sábado, cuando un joven se acercó a una chica con intención de invitarla a una copa y, al ser rechazado, se retiró disculpándose. Afortunadamente, tras ser detenido y trasladado al calabozo, la policía confirmó que era una falsa alarma: se trataba de un uruguayo.

No es la única medida que contempla la nueva ley presentada esta mañana. El Gobierno expulsará del país de inmediato a los argentinos que estén más de un minuto sin hablar. Una decisión que, según los expertos, hace peligrar el regreso de Messi a la selección. La única excepción a esta nueva norma serán los silencios debidos a un largo trago de mate.

A partir de ahora, además, todos los argentinos que acudan a una barbacoa y no critiquen la forma de hacer la carne serán apercibidos con una falta grave. Si no pueden demostrar que son diseñadores gráficos o psicoanalistas, la falta podría agravarse y comportar penas de cárcel.

Rogelio Frigerio ha aprovechado para presentar la beca Sbaraglia, una suerte de Erasmus argentino con el mismo objetivo: potenciar las prácticas de seducción de los argentinos en el extranjero. Podrán aspirar a esta ayuda del Gobierno todos los argentinos con problemas para seducir, los cuales serán enviados a España a practicar. “Allí hay muy buena predisposición a todo lo que tenga acento raro. Incluso les gusta Calamaro”, ha explicado el ministro.