La formación de Mariano Rajoy ha dado hoy instrucciones a todo el equipo para que llore desconsoladamente cada vez que alguno de sus responsables sea detenido o imputado.

“Lloraremos lo que haga falta hasta que las lágrimas limpien este partido de corruptos”, ha asegurado Rajoy.

Esperanza Aguirre ya lloró tras declarar en la Audiencia Nacional y se espera que Rajoy haga lo propio cuando sea su turno, tras confirmarse que deberá declarar como testigo en el juicio de la trama central del caso Gürtel.

“Que las lágrimas no nos dejen ver los desfalcos”, ha insistido el mandatario.