Pasar a la posteridad y hacer historia nunca habrá sido tan fácil como ahora. La Real Academia de la Historia (RAH) ha decidido esta semana rebajar los requisitos necesarios para entrar a formar parte de la Historia de la Humanidad. No harán falta gestas sobrehumanas ni será necesario que transcurran más de cien años. “Es una decisión histórica con la que nosotros mismos estamos haciendo historia”, ha declarado la directora de la RAH, María del Carmen Iglesias Cano.

“Nos hemos tirado hablando del asesinato de Julio César más de 2000 años. Ya está bien de tanto Julio César cuando otro Julio, Julio Iglesias, tiene el récord de discos más vendidos por un latino: un hecho histórico sin precedentes”, argumentan los académicos.

“La chica de Internet que la lió parda, el que llamó ‘caranchoa’ a un repartidor… son personas que han influido en el curso de los acontecimientos y que deben figurar en los libros de Historia”, insiste Iglesias.

Gracias a la democratización de los acontecimientos memorables, las calles españolas empezarán a llenarse de monumentos conmemorativos como la escultura “Trata de arrancarlo, Carlos” que se construirá en A Coruña, el mural de Curro de Halcón Viajes en Valencia, la Plaza de Forocoches en el centro de Madrid o la Calle de Kike de Farmacia de Guardia.