Tras más de cinco años intentándolo, el gobierno de Mariano Rajoy ha ganado el premio Improsionante, considerado el Oscar de la improvisación, según han informado fuentes de La Moncloa. El jurado ha reconocido la labor del Ejecutivo español por “su capacidad de sorprender, creando estupor, desconcierto y no pocas risas a todo un país”.

El propio Rajoy ha acudido a recoger el galardón y en su discurso ha hecho gala del talento que le ha permitido ganar esta edición. “Es el jurado el que elige al premiado y es el premiado el que quiere que sea el jurado el premiado, así que… Juan”, ha dicho homenajeando uno de sus momentos más brillantes.

El presidente del Gobierno ha sido condecorado en la categoría “Toda una vida”, en reconocimiento a una trayectoria que se inició hace años con la frase “son unos hilillos de plastilina”. Enunciado que ya le permitió ser nominado al premio Improsionante al mejor actor novel.

En la rueda de prensa posterior a la gala, Rajoy ha afirmado sentirse orgulloso y con fuerzas para gobernar en serio y con guión, debido a los años de “duro entrenamiento” que suponen la improvisación, un método “con menos reconocimiento del que debería tener”, según él mismo ha reivindicado.

Los premios Improsionantes se celebran cada año a modo de reconocimiento a la profesión de actores de improvisación. Además de Mariano Rajoy, en esta edición también han levantado la estatuilla Luis Enrique, por su gestión del Barça esta temporada, y el grupo teatral que ha conseguido bautizar un espectáculo con el último juego de palabras con “impro” que quedaba disponible: Por el culo te la impro.