El consumo de drogas en la adolescencia es un problema que preocupa a muchos padres. Aquí tienes un listado de indicadores que podrían hacerte concluir que tu hijo consume estupefacientes.

Murmulla constantemente “es verdad, eso es así” cuando ve The Wire.

No te escucha, lo que indica que probablemente esté pensando en drogarse.

Conoce más de tres canciones de Bob Marley.

Lleva dos años con una “conjuntivitis”.

Es un atleta de élite.

Cuando le gusta la cena, se refiere a ella como “buena mierda”.

Sus mejores amigos son El Rulas, El Chino y el Farlopo.

Muestra mucho interés por los programas de intercambio de estudiantes con Marruecos.

Fuma crack con él para comprobar si sus efectos le sorprenden.

Tiene su propio chamán.

No queda heroína en casa y no recuerdas haberla consumido tú.

Tu hijo es un perdedor y realmente su única y remota posibilidad de parecer un poco guay es consumir drogas.

Si lames su DNI te vuelves fotosensible. Y de hecho has desarrollado cierta “tendencia” o “adicción” a lamer su DNI.

Actitud eufórica, incluso siendo socio del Espanyol.

Es el director de la revista ‘Cáñamo’.

Estudia Bellas Artes.