El auge del alquiler turístico en el centro de Barcelona, que está desplazando a los vecinos a los barrios periféricos, ha obligado a muchos barceloneses a hacerse pasar por turistas para poder conservar sus viviendas. Jordi Casals, un vecino del Eixample, lleva dos meses vistiendo chanclas con calcetines blancos, riñonera y pantalón corto. “Va al trabajo con un mapa en la mano preguntando direcciones para llegar a la Sagrada Familia”, declara el portero de su edificio.

Casals, para mantener su vivienda, incluso ha desarrollado su propio idioma, al que llama “turistés”. “Suena como un alemán o inglés hablando español muy mal. Cada mañana me dice que las españolas son mucho calientes”, explica el portero. De carácter desconfiado, Jordi sostiene que sus abuelos eran turistas, sus bisabuelos eran turistas y toda su familia llegó a la ciudad condal en un crucero hace muchísimos años. “Tengo todo el derecho de vivir aquí, tengo ocho apellidos extranjeros”, asegura vocalizando muy mal.

Su familia también sufre las consecuencias de su estrategia desesperada contra la gentrificación: “Sólo se alimenta de sangría y tapas de baja calidad, vendió el coche y sólo alquila ‘segways’, no nos deja quedar con amigos catalanes de toda la vida, los fines de semana nos los pasamos haciendo fotos a La Pedrera”, explica su mujer, que se muestra preocupada por la salud de su marido. Los hijos del matrimonio llevan semanas sufriendo acoso escolar porque acuden a la escuela montados en el autobús turístico y se sientan en clase con una cámara colgando del cuello. “Mi padre nos maquilla para simular quemaduras solares”, denuncian.

Se calcula que, en 2020, el 80% del turismo de Barcelona será de barceloneses haciéndose pasar por turistas. Las autoridades creen que esta estrategia no hará más que aumentar la burbuja turística, incrementando los alquileres de corta estancia y el coste de la vida y, finalmente, obligando a los turistas de verdad a hacerse pasar por barceloneses y alquilar pisos en los barrios periféricos.