First Dates, el programa que busca el amor a ciegas en Cuatro, tuvo este lunes a un protagonista que dejó boquiabierta a su posible pareja con su sorprendente elección. Damián Pacheco, oriundo de Córdoba, decidió pasar la noche con el bistec de la cena en lugar de hacerlo con la chica que le proponía el programa.

La velada no empezó con buen pie. Cuando la mujer, Zoraida Rebolledo, propuso compartir una ensalada, Pacheco le lanzó el agua de su copa, ofendido.

Pasado este primer bache, la charla entre la improbable pareja tampoco mejoró. Preguntado por sus aficiones, Pacheco contestó con un escueto “comer”. Zoraida intentó salvar la situación explicando que a ella le gusta leer, frase que fue interrumpida de nuevo por Damián al grito de “¿Y cuándo comes, loca?”.

Zoraida, psicóloga de profesión, le hizo notar que quizá tenía un problema de obesidad, a lo que Pacheco respondió: “Si consideras un problema estar obeso, pues entonces sí, me declaro culpable”.

Finalmente, llegó el momento decisivo. En unas declaraciones a cámara, Pacheco confesó que se había enfrentado a la decisión más difícil de su vida: ¿Bistec o entrecot? Tras 20 minutos deliberando, eligió el bistec, si bien también pidió un entrecot para ir picando.

El desenlace fue desastroso. Cuando Carlos Sobera le preguntó si había encontrado el amor aquella noche, Damián dijo que sí, pero no en Zoraida sino en el bistec, un maravilloso ejemplar de ternera gallega que le cautivó nada más verlo “y que está para comérselo”.

“Tiene todo lo que me gusta en una pareja: es tierno pero con nervio, grasa la justa y bastante salado”, argumenta Pacheco.

Es la primera vez que en este programa alguien pide que le pongan la cena en un táper. Damián Pacheco asegura que está buscando fecha para casarse con el bistec, al que ha bautizado como Maite.