Tras un exitoso atentado que ha acabado con la vida de 300 personas, el terrorista responsable de ello ha sido incapaz de reivindicar el atentado y ha explicado que la autoría del mismo es “un poco de todos, no sólo mía o de mi célula terrorista”, según se detalla en un vídeo que el Daesh ha difundido por Youtube esta mañana.

“Es verdad que lo he planeado yo, pero el mérito auténtico es para los héroes que están detrás de las cámaras: los mártires que se han sacrificado con todos esos chalecos explosivos… Todo el equipo ha ayudado, aunque salga yo en el vídeo”, ha explicado, con una humildad digna de elogio, el autor intelectual del atentado.

“Ha salido más o menos bien, seguro que otro grupo terrorista lo hubiera hecho mejor, no hace falta exagerar”, ha insistido.

El terrorista, visiblemente molesto y cohibido por toda la atención mediática que está recibiendo el atentado que llevaba meses planeando, ha explicado que las explosiones eran sólo “un detalle” y anima a restarle importancia. Lo esencial según ha dicho, con una modestia encomiable, es la lucha contra “los perros infieles defensores de la cruz”. Pese a todo, en el vídeo llega a agradecer a las víctimas su colaboración en un último intento de no llevarse él todo el mérito.

“Aquí lo importante no soy ni yo ni pepito ni menganito, aquí lo importante es que el corazón de Occidente arda de dolor”, ha dicho con humildad. Ni siquiera se ha atrevido a revelar su rostro porque seguramente le da corte.