A fin de dar respuesta a una petición histórica de los viajeros, Renfe comenzará esta misma semana a ofrecer un “vagón de los gritos” en todos sus trenes de Alta Velocidad, opción que se puede seleccionar desde hoy mismo al comprar un billete. Según Fomento, este vagón permitirá que los pasajeros se “desgañiten a voluntad”, tal y como hacían hasta ahora pero “en un entorno adecuado”.

“Gritar al teléfono o a su compañero de asiento, gritar a solas o gritar en grupo, gritar a pleno pulmón o proyectando la voz como actores de teatro, gritar canciones, gritar poemas, gritarle al niño o a la pareja, gritar viva yo, gritar insultos, gritar la a, gritar la o, viva la madre que me parió y, por supuesto, gritar la frase que más se repite en los vagones del AVE: ‘¡Hola, estoy en el tren!'”, explica Renfe en su página web al presentar este nuevo servicio.

Opina Mariela Berinto, responsable de nuevos negocios de la operadora ferroviaria: “Es una evidencia que a la mayoría de pasajeros le encanta berrear a través del teléfono móvil en los vagones del AVE, y queremos satisfacer esa necesidad”.

“Buscamos que el viajero vea el silencio como una oportunidad de crear ruido”, añade.

Desde hace tiempo, los responsables de la compañía vienen constatando que el vagón del silencio que oferta el AVE es percibido por una mayoría de clientes como una coacción al instinto natural humano de comunicar. El nuevo vagón de los gritos pondrá a disposición de los pasajeros microfonía, altavoces y megáfonos. Se busca captar a aquellos que deseen viajar en AVE por el expreso placer de gritar que viajan en el AVE.

“La alegría que le supone a un viajero español viajar en el AVE le empuja a gritar que, efectivamente, está en el AVE y que es muy cómodo, aunque sea algo caro, porque te plantas en Madrid en dos horas”, concluye Berinto.

En la cafetería se servirán silbatos, matasuegras, vuvucelas, panderetas y carracas. A los pasajeros de Clase Club se les facilitaría un trombón de varas.

“¡NO TE OIGO BIEN!! ¡VOY EN EL AVE!! ¡ES COMODÍSIMO! ¡VOY EN EL AVE!!”, opina por teléfono un viajero que ya ha tenido la oportunidad de probar el servicio.

Renfe también se plantea la posibilidad de permitir viajar gratis a algunos pasajeros silenciosos, cuya presencia en el vagón de los gritos evitaría el despilfarro de decibelios que supone organizar un escándalo sin molestar a nadie concreto.