La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Alicante ha rebajado dos años la pena de un preso al demostrarse que es inocente de los cargos que se le imputaban. “No podíamos permitir tener tanto tiempo encerrado a un hombre inocente”, ha declarado el juez. “La justicia también está para esto, para rectificar”, ha añadido con firmeza.

El preso, Ramón Alcahuete, de 32 años, se ha mostrado encantado con el fallo del juez: “Ahora podré acabar mis días en la celda con la cabeza bien alta”, ha declarado mientras dos agentes lo conducían nuevamente a prisión. Ramón tratará de recuperar el tiempo perdido y disfrutar, desde el interior de su celda, de la libertad que se siente al saber que la sociedad considera probada su inocencia.

Gracias a las mismas pruebas de ADN que han logrado demostrar la inocencia del preso, la Policía Nacional ha localizado ya al culpable de los delitos anteriormente atribuidos a Ramón Alcahuete y es probable que el criminal sea condenado a dos años, los mismos que se le han rebajado a Alcahuete. Tampoco se descarta que ambos acaben compartiendo celda “porque el delito es el mismo”.