En una triste cadena de confusiones, Rubén Martínez, de 12 años, lleva meses siendo víctima de bullying erróneamente por ser gay siendo él heterosexual, según ha explicado a los periodistas esta mañana. “No soy gay y me están pegando por error”, ha explicado el joven adolescente ante la prensa, confiando en que los abusones que llevan semanas martirizándole por gay dejen de hacerlo en cuanto sean conscientes del error. “Están malgastando energía con unos insultos que caen totalmente en saco roto porque no me han dado tiempo a explicarme y es una pena”, concluye el adolescente. A última hora, fuentes de su instituto han informado de que Rubén ha sido empujado, insultado y golpeado por ir de listo y por ser gay.