José Francisco Gordiales Manso, internauta de Badajoz conocido como @chupihose, ha fallecido esta madrugada después de aplicarse veinte filtros de Instagram en la cara. El peso de los filtros, de más de seis gigas, lo ha sepultado mientras sus seguidores asistían impotentes al desastre y buscaban sin éxito el botón de “No me gusta”.

“No puedes mezclar el Moon, el Lark, el Clarendon, el Gingham, el Reyes, el Juno, el Slumber, el Ferreiro, el Ultrasónica, el Pirata, el Teching, el Filofobia, el Kina, el Poligamia, el Tristura, el Misolidio, el Desfas, el Wasempty, el Audrey y el Valencia de esta manera, es una bestialidad, el equilibrio es imposible”, comenta un usuario de esta red social.

Según parece, Instagram no contempla la posibilidad de acumular una cantidad tan elevada de filtros, pero Gordiales subió varias veces la misma fotografía añadiendo un filtro cada vez y saltándose así los protocolos de uso normal de la aplicación.

El joven ya había sufrido un percance hace seis meses, cuando se atrevió a subir la foto de uno de sus pezones sin tapar. Instagram, lógicamente, se lo cortó y Gordiales requirió varias sesiones de Photoshop para recuperarse.

Los bomberos, que acudieron de inmediato al rescate del afectado pero no lograron evitar su muerte por asfixia, estuvieron retirando filtros hasta el amanecer. Su familia no ha sido capaz de identificar el cadáver, pues el incidente le ha dejado “una cara de mamarracho absoluto”, en palabras de sus padres.