El portal de apuestas deportivas Bwin se ha desmarcado de sus competidores al anunciar que, a partir de ahora, sus usuarios podrán apostarse los huevos. La exitosa casa de apuestas busca de este modo llegar a un público nuevo, a uno que antepone el honor a lo material y que prefiere perder los huevos antes que el dinero.

“Muchos de nuestros usuarios estaban muy convencidos de un resultado pero en ese momento no tenían saldo suficiente en su cuenta y se quedaban sin apostar”, explica Matthew McMatthew, portavoz de la compañía. “Para atraer al mayor número de apostantes posibles, ofreceremos un bono de bienvenida cojonudo”, continúa.

“Apostar dinero es fácil, el mérito está en jugarse las pelotas, para eso hacen falta huevos”, declara un habitual de Bwin. “A mí me dan igual los pronósticos, yo soy un apostante de los de antes, de los que se apuestan los cojones”, añade. “Es más gratificante apostarse los huevos y ganar que llevarse una cuota con un handicap de tres a uno”, reconoce.

Los usuarios registrados ya podrán empezar a apostarse los huevos este mismo fin de semana. Desde la compañía han anunciado que, si la iniciativa es acogida con éxito, seguirán añadiendo cuotas similares como la de “si este equipo gana yo me hago monja” o “mis cojones 33”.

En cuanto a la opción de apostarse la propia madre, la empresa advierte de que se demorará “por algunas trabas legales”.