A fin de garantizar que los españoles no conducen mientras miran el móvil, la Dirección General de Tráfico (DGT) va a garantizar que las carreteras españolas son seguras para consultar el correo, Twitter, Facebook e Instagram. Hasta que el último conductor parado en cada semáforo no haya contestado sus menciones en Twitter y se haya hecho un ‘selfie’ para Instagram diciendo “Aquí estamos, esperando que se ponga en verde”, el disco se mantendrá en rojo, según ha informado Tráfico.

“Es imposible evitar que la gente conduzca y mire el móvil, así que lo que vamos a hacer es evitar que conduzca, que es más fácil que prohibir consultar Internet”, ha explicado un portavoz de la DGT. La policía multará a los conductores que hayan acabado de mirar el móvil y toquen el claxon metiendo prisa a los que todavía tengan memes de WhatsApp por reenviar.