El Real Madrid firmó ayer un acuerdo con el sector de la compraventa de oro que llevará a sus jugadores a lucir, en los próximos dos años, el anuncio “Compro oro” en cartones dispuestos encima de las partes frontal y trasera de sus camisetas.

En virtud de la Ordenanza Reguladora de la Publicidad Exterior del Ayuntamiento de Madrid, las tiendas de compraventa de oro tienen prohibida la contratación de hombres anuncio en la vía pública. Por este motivo, varios establecimientos han juntado capital suficiente para contratar al club blanco y aprovechar el escaparate único que ofrece el estadio Santiago Bernabéu.

El trato no se limita a los cartones publicitarios. Durante los partidos, los jugadores tendrán que acercarse a las cámaras de televisión cada veinte minutos para recordar que compran oro. “Compro oro”, ha declarado ilusionado Sergio Ramos ante la prensa durante el anuncio del nuevo acuerdo publicitario.

El delantero Karim Benzema, por su parte, ha aceptado disfrazarse de Predator en los últimos diez minutos de cada encuentro y posar completamente inmóvil en el centro del campo. La afición podrá lanzarle monedas, aunque estarán totalmente prohibidas las botellas de plástico.

La iniciativa del Real Madrid recuerda al contrato firmado hace dos años por la Real Federación Española de Fútbol, que obliga a los árbitros a vender cocos durante los partidos que se celebran en época estival.