Debido a las largas listas de espera en los hospitales españoles, la Seguridad Social ha empezado esta semana a dar citas para operar con médicos que aún no han nacido. “Tenemos cirugías programadas para pacientes que aún no han enfermado con médicos que nacerán en unos años. Trabajamos, pues, con mucha previsión”, ha declarado Tomás Burgos, Secretario de Estado de la Seguridad Social.

“Aún no me han dicho si mi cirujano es niño o niña, estoy de los nervios”, confiesa una de las primeras pacientes que será tratada por un actual embrión en una fecha aún por determinar.

Desde hace dos meses, y en coordinación con el Ministerio de Educación, varios oteadores profesionales de la Seguridad Social recorren las escuelas en busca de niños que jueguen a los médicos con cierta solvencia. “Los mejores son trasladados directamente a los ambulatorios, no hay tiempo para juegos”, comenta Burgos.

Los padres de los potenciales médicos de la Seguridad Social critican la excesiva carga de trabajo a la que serán sometidos los futuros doctores. “Mi hijo estará todo el día y toda la noche operando por cuatro duros y soportando cuadros de estrés y depresión”, se queja uno de ellos, que no sabe si merece la pena engendrar a este cirujano.

Tomás Burgos asegura que la previsión es el único método efectivo para afrontar la saturación de la sanidad pública, aparte de recomendar a los pacientes que busquen sus síntomas en Google para agilizar el proceso de diagnóstico. Asimismo, ha anunciado que ya se pueden concertar citas online en los centros de salud a través de una web que se abrirá dentro de cinco años.