El autobús tránsfobo de Hazte Oír ha comenzado su gira por la galaxia y recorre este jueves el espacio exterior. El grupo ultracatólico, que ha anunciado que visitará todo el cosmos, ha fletado un autobús con mensajes que “todo el Universo tiene derecho a conocer”.

Este autobús incluye sus mensajes tránsfobos en los laterales de la carrocería y en inglés: “Es biología. Los niños alien tienen tienen trioppöto. Las niñas alien tienen vlam-rej29”. A diferencia del bus español, que hace unos días pasó por Pamplona, evita mencionar las palabras “pene” o “vulva” para adaptarse a la biología alienígena.

“Los niños son predator y lo serán siempre”, explica un portavoz de Hazte Oír, declarando que, aunque un niño predator puede decidir extirparse su glándula reproductiva, conocida entre los alienígenas como “trioppöto”, seguirá siendo niño predator siempre. “Cuando el trioppöto se desarrolla ya no hay vuelta atrás, y lo mismo ocurre con el conjunto de ventosas, pezuñas retráctiles y glándulas ácidas que conforman el vlam-rej29 de las niñas alien”, explica Hazte Oír.

“El sexo de los niños predator está determinado desde la fase larvaria por el Altísimo”, según la plataforma ultracatólica, que niega que el sexo pueda ser elegido a voluntad “ni aquí ni en otra galaxia”. Según explican, “las garras masculinas y las ventosas de los uj’merc se forman justo en el huevo puesto por la reina alien, y ya antes de que el xenomorfo parasite un cuerpo anfitrión, el sexo está determinado y no se puede modificar”.

“Las reinonas alien son xenomorfos macho, que no te engañen”, insiste Hazte Oír.

A última hora, Hazte Oír no ha sabido determinar cuál sería el sexo resultante ante la hipótesis de que un ser extraterrestre alienígena, por ejemplo hembra, parasite el cuerpo de un anfitrión macho. “Los predator son predator y los alien son alien, es biología, que no te engañen”, se ha limitado a replicar la organización, totalmente confundida y sin respuesta.