Adquirir un inmueble es un importantísimo paso en nuestra vida, un paso del que hay que estar totalmente seguros. Contemplar cada detalle, barajar los pros y los contras y, en definitiva, tener una visión global que nos permita estar convencidos de que hemos encontrado la casa idónea. ¡Con estos diez consejos te lo ponemos fácil!

1. Espía al vendedor, averigua quiénes son su mujer, sus hijos, dónde trabaja, con quién se relaciona. Secuestrar a uno de sus familiares puede asegurarte un “precio amigo” más que razonable a la hora de comprar la casa.

2. Derriba el edificio para comprobar que los cimientos son profundos y están hechos correctamente. Después, vuelve a construir el edificio. Nada como vivir en un sitio que tú mismo has creado con tus propias manos.

3. En el anuncio ponía que la casa estaba a diez minutos del centro. Ve hasta allí, cronométrate y, si tardas nueve minutos y cincuenta y cuatro segundos, denuncia a la agencia inmobiliaria y contribuye a acabar con la lacra de la publicidad engañosa.

4. Asesina al señor que vive en el 4º C, disfrázate de él, ocupa su inmueble y convive de incógnito 20 años en el edificio. Puede ser una buena forma de descartar que en el inmueble no viven vecinos peligrosos o raritos.

5. Asegúrate de que el piso está bien insonorizado y de que podrás ver a todo volumen esas películas rusas que compras en el sex shop. Para ello, lo mejor es que pidas a la agencia inmobiliaria que te compre una tele de plasma, un reproductor de DVD, seis bafles de 800 vatios, doce paquetes de Kleenex y que te dejen una tarde a solas en el inmueble. Si los vecinos se quejan, es que no está bien insonorizado.

6. Comprueba que los buzones son amplios y robustos y pueden albergar las cajas llenas de excrementos y notas amenazantes hechas con letras de periódicos recortados que tienes por costumbre enviar a los vecinos que se quejan por el volumen de tus películas rusas.

7. Incendia el edificio para asegurarte de que los extintores, las salidas de emergencia y los protocolos de seguridad funcionan al 100%. Recomendamos que la comprobación se haga como espectador desde la acera de enfrente.

8. Haz correr el rumor de que en el edificio vive un terrorista. Presenta incluso pruebas falsas contra él. Si el resto de vecinos le denuncia y hace que le encarcelen, habrán demostrado ser gente que se involucra en la convivencia y el buen funcionamiento de la comunidad, y no los típicos pasotas a los que nadie querría tener puerta con puerta.

9. Presenta a la comunidad de vecinos a mamá para ver si están en su sano juicio o son de los que dicen esa chorrada de: “¡Dios mío, es un cadáver, vive con una muerta!”.

10. Has de estar seguro de que la casa es la que deseas realmente. Para descubrirlo, compra otra casa, empieza a vivir en ella y, si cada día, cuando te levantes por la mañana, no te arrepientes y te sientes imbécil, es que la otra no te gustaba tanto como pensabas.