La empresa española de electrodomésticos Balay ha creado un nuevo horno con cojín para que los usuarios puedan meter la cabeza dentro en momentos de desesperación sin perder comodidad. “Todo vuelve, también la práctica de meter la cabeza en el horno, y la tecnología está para adaptarse”, argumenta Balay.

Aunque las regulaciones actuales no permiten que los hornos despidan gas como hacían en otros tiempos, la marca ha querido recuperar la “experiencia vintage” de quienes desean emular a grandes mentes atormentadas que en el pasado confiaron en un horno Balay para poner el broche final a su vida.

“Ofrecemos una experiencia 360, con calor envolvente y cojín ergonómico que protege las cervicales mientras expresas tu desesperación”, reza la publicidad de los nuevos hornos. “Son ideales para cocinar ideas”, insiste la firma.

Estos nuevos hornos disponen además de una opción grill que realza la permanente dejando un pelo con volumen y mechas de un elegante color tostado.