El juez de la Audiencia Nacional que había condenado a Casandra Vera a un año de cárcel por unos tuits sobre Carrero Blanco ha rectificado porque, al final, ha entendido los chistes. El magistrado justifica su nueva decisión porque “a veces, cuando lees algo, no entiendes el tono en el que se dice”.

La nueva sentencia incluye afirmaciones como “¡Jajajaja! ¡Altos vuelos!” o “Je je je, mirad lo que me han pasado por el whatsApp”. Además, el juez reconoce que no había visto la película Regreso al Futuro. “La tenía pendiente”, explica. “La vi anoche y, claro, el tuit sobre si Carrero Blanco regresó al futuro en su coche adquiere unos matices muy graciosos”, añade.

Preguntado por si ha cambiado de opinión sobre las supuestas humillaciones a las víctimas del terrorismo, el juez se ha justificado diciendo que “si es con ingenio, no te puedes enfadar” y ha retado a cualquiera que se haya sentido ofendido a leer en voz alta los tuits de Vera sin que se le escape la risa.

“Me he reído, te libras”, ha dicho el juez. La joven se ha mostrado comprensiva y se ha ofrecido a explicar cualquier chiste que la Audiencia Nacional no entienda, “poniendo voces graciosas si fuera necesario”.

En su cruzada por criminalizar el humor, el juez planea ahora denunciar a El Roto. “A mí me perdonaréis, pero es que yo no entiendo nada de lo que dibuja”, confiesa. “O me los explica o le va a caer un buen puro”, añade. La Audiencia Nacional le apoya, alegando que “no sé qué le ven de certero”.