Susana Menéndez, una interiorista zamorana de 35 años, ha decidido someterse a una operación mediante la cual le han redistribuido los órganos vitales para ganar más espacio, según ha informado fuentes de su familia. Siguiendo las directrices que propone el feng shui, un antiguo sistema filosófico chino basado en la ocupación consciente del espacio, Menéndez ha conseguido hueco para un tercer riñón.

“He reorganizado los órganos tipo loft, en un solo espacio”, explica. “Además, me he deshecho de órganos que nunca uso, pero que me daba miedo tirar, como el páncreas”, dice.

Con esta nueva disposición, Menéndez ha conseguido ganar luminosidad en su interior. Explica que, si abre la boca e inclina la cabeza en un ángulo de 41 grados, la luz del sol entra limpia por el esófago, aportando una mayor sensación de amplitud en su estómago. “Incluso me han puesto un ficus dentro, que está creciendo muy sano”, informa.

Susana, que ha sido portada este mes de la revista Interiores, se muestra muy orgullosa del resultado de la operación, y no descarta ceder su vientre en alquiler. “Ofrece todas las comodidades de un útero normal, pero con más espacio”, dice. “De este modo, el feto puede centrarse en su desarrollo sin distracciones innecesarias”, añade.

Quizá pensando en este negocio, Menéndez pidió que el útero fuera plegable, para que ocupara menos sitio cuando no se utiliza.

“Me siento más armoniosa con el cosmos. Además, el tercer riñón me permite orinar más y depurarme mejor”, asegura.